Regresar


Después del Ni Una Menos La agenda feminista y la educación

13-06-2023 13:25:39
...

El reclamo para que se termine con todas las formas de violencia contra las mujeres y disidencias se hizo sentir una vez más en el último Ni Una Menos que marchó por Rosario. En la previa a este 3 de junio, diferentes organizaciones feministas se reunieron, debatieron y construyeron una proclama común de pedidos y exigencias para una mejor vida. Qué tarea deja ese texto común para las escuelas.

Dos especialistas, Julia Ceruti y Dolores Covacevich, opinan sobre qué mensajes consideran clave retomar en las aulas, darse un tiempo para pensarlos, volver a trabajarlos con las y los estudiantes, y entre el propio colectivo docente. 

Julia Ceruti es secretaria de género de la CTA, docente, delegada gremial de Amsafé e integra el espacio de género del Frente de Trabajadorxs de la Educación. Rescata el trabajo previo a cada Ni Una Menos, de discusión en asambleas, en las que se busca consensuar un mensaje común. “Si bien cada 3 de junio es para recordar el femicidio de Chiara Páez, que es lo que da inicio a esta movilizaciones, lo que ha logrado la fecha es buscar (cada año) un sentido en relación al contexto actual”, apunta.

La afirmación de que “las violencias no se terminan con mano dura”, contemplada en el mensaje colectivo, es un tema decisivo para profundizar en las aulas, en la mirada de Ceruti. “En la proclama hay una fuerte insistencia por visibilizar las problemáticas de violencias en Rosario, sobre todo contra las escuelas que están siendo el centro de ataques cuando debieran ser consideradas territorios de paz para nuestras niñeces”. Un concepto, una meta, sobre la que vienen trabajando en el gremio docente.

Foto: Sur Productora

“La proclama hace un pedido público de cuidar a las infancias y a las adolescencias”, enfatiza la educadora. Aclara que esto no significa “militarizar las calles ni bajar la edad de imputabilidad o que las cárceles se llenen de pibes y de pibas”. La propuesta pasa por pedir mayor presencia del Estado y a la vez preguntarse “cómo construimos redes barriales, donde la escuela tiene ahí un rol fundamental”.

La dirigenta de la CTA destaca que en la marcha de este 3 de junio hubo mucha presencia de “las compañeras que trabajan en los barrios, en los comedores, con la copa de leche”. Y que los cambios en el horario de la convocatoria –fue al mediodía– se dieron por pedido de ellas, por una cuestión de seguridad, de cómo es el regreso a los hogares. Razones que hablan también de cómo se vive en las zonas periféricas de la ciudad.

Julia Ceruti también menciona de la proclama del Ni Una Menos el apartado dedicado a cómo afecta el endeudamiento externo a la vida cotidiana. “¡No hay vida en libertad y sin violencias, si la deuda sigue siendo con nosotres y nos sigue ajustando! ¡Las estafas no se pagan!”, se lee en el documento. 

Se trata, apunta, de un reclamo general tomado también en el 8M (en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora) para subrayar que “la deuda es con nosotras y nosotres”. La invitación es a preguntarse y a trabajar “cómo impacta el endeudamiento en relación con las necesidades cotidianas, para sostener la vida y satisfacer las necesidades básicas de las trabajadoras”; y entender que cuando no se puede hacer todo esto se expresa como violencia.

Para Ceruti, “la educación sexual integral (ESI) tiene un rol fundamental”, porque –como señala la proclama– “es mucho más que una ley: es una bandera que hemos conquistado”. La ESI tiene mucho que aportar a esta idea de las escuelas como territorios de paz “porque habla de cómo nos vinculamos, de poder pensar las escuelas como espacios democráticos, escuelas abiertas, escuelas donde se respeten las diversidades, es una respuesta a tanta violencia”. 

La clave de la ESI

Dolores Covacevich es militante de la educación sexual integral y especialista en políticas públicas y en temas de violencia de género. En su mirada hay dos cuestiones clave en la última proclama del Ni Una Menos, para volcar el trabajo. 

Una, es la violencia política contra las mujeres, como el intento de magnicidio contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y la persecución a la abogada de derechos humanos, Nadia Schujman. Ambos casos mencionados expresamente en el documento de este 3 de junio y que le dan particularidad a esta proclama. Otra, resaltar el papel principal que tiene la ESI en todo la proclama y la oportunidad que da para renovar el reclamo por la ley provincial de ESI.

Foto: Sur Productora

Entre los temas del documento que nombra para considerar, están los del ecocidio y el gordeodio que refieren a otras manifestaciones de la violencia. La especialista recuerda además que “el 3 de junio es en sí una fecha para trabajar desde la perspectiva de la educación sexual integral”. Una oportunidad para “las escuelas y los institutos de formación docente”, para repasar el por qué del Ni Una Menos y abordar en las aulas las violencias por cuestiones de género desde diferentes lugares y aspectos.

Respecto de la violencia política, sostiene que es para desarrollarlo en función de normativas conquistadas. “Si bien tenemos la ley 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y la ley Micaela (27.499, de capacitación obligatoria en la temática de género y violencia contra las mujeres), la ley de Educación Sexual Integral (ESI, 26.150), es la herramienta clave para lograr que en las escuelas se puedan tocar las temáticas vinculadas a la violencia por razones de género, como la violencia política contra las mujeres”.

Covacevich expresa que es un momento oportuno para reclamar por “el proyecto de ley provincial de ESI que está frenado en el Senado de la provincia de Santa Fe”. “Hace cinco años –advierte– que venimos reclamando el tratamiento y sanción de este proyecto al Senado, para poder tener una ley de ESI provincial que tome en cuenta las necesidades de la provincia, que amplíe el equipo de ESI”, entre otras razones para contar con norma propia. 

Apuntes de la proclama

“Hoy, 3 de junio del 2023, a 8 años de aquel estallido colectivo que inundó las calles al grito de Ni Una Menos tras el femicidio de Chiara Páez, nos encontramos las mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans, identidades no binarias, villeras, discas, indígenas, originarias, afro y muches más, para decir: ¡Somos los feminismos que seguimos organizándonos en contra de las violencias!”, así comienza el texto de la proclama elaborada por las diferentes organizaciones y hecha pública en la marcha del 3 de junio pasado. 

Foto: Sur Productora

Entre otros puntos, también mencionados por las educadoras, se destacan:

“No queremos seguir siendo quienes en forma solitaria seguimos poniendo nuestros cuerpos en la primera línea en nuestros barrios populares. Son las vidas de nuestras niñeces las que se llevan las disputas de la narcocriminalidad”.

“Reclamamos acciones urgentes contra los grandes grupos del poder económico, que mueven el dinero de los entramados mafiosos”.

“Repudiamos el intento de magnicidio de la vicepresidenta. ¡Basta de violencia política! No a la proscripción de Cristina Fernández de Kirchner”.

“Cese del hostigamiento a nuestra compañera Nadia Shujman ¡Basta persecución judicial, política y mediática a quienes trabajan por la verdad y la justicia!”.

“Exigimos que el Estado eduque y capacite en perspectiva anticapacitista. Necesitamos poder hacer valer nuestra autonomía: rampas, ascensores, intérpretes de lengua de señas y operadoras para el acceso de todes”.

“Basta de discriminaciones de raza, identidad de género y orientación sexual”.

“Basta de precarización laboral, igual salario por igual trabajo. Exigimos espacios laborales libres de violencias”.

 

Fuente : redaccionrosario.com


Total Visitas (81) -- Visitas unicas (61)

Regresar

Comentarios